Días de reflexión náutica 4 DRN

Vienen buenos tiempos para el Patrocinio Deportivo.
Mensaje a todos aquellos que buscan un Patrocinio Deportivo.

Durante la etapa Pre-Olímpica Barcelona 92 fue una etapa que era relativamente fácil que las empresas apostasen por proyectos deportivos olímpicos, es cierto que eran momentos económicamente muy buenos.

Cada vez que tenemos una crisis económica hace que las empresas sean más conservadoras y eso se nota a la hora de poner dinero en un evento o proyecto deportivo.

Muchas empresas o marcas, modificaron su criterio y cada vez ese fueron convirtiendo más y más “agresivas” a la hora de valorar el retorno de sus aportaciones, siempre con una mirada puramente económica y no desde un punto de vista, de proyecto global, donde se valorase la aportación a la sociedad, a la comunidad, al club, a los regatistas.

Pienso que en estos momentos el ciclo esta cambiando, tengo la sensación que las empresas y las marcas son más sensibles a poder participar como sponsor en proyectos que les aporte alguna cosa más que beneficios fiscales, beneficios económicos directos o indirectos.

En estos últimos años he podido vivir la experiencia con varias empresas donde la gran mayoría dentro de su primer discurso hablaban en términos de proyecto conjunto, de lo importante de los valores del proyecto, y bla, bla, bla,…pero al final siempre salía la pregunta del retorno en cifras económicas y se olvidaban de la parte importante, los valores, aportación a la sociedad, al grupo,….

Como he comentado las empresas cada vez son más sensibles y creo que tiene que ver con la coincidencia de dos factores que si coinciden es mucho más fácil.

El primero es el perfil del Propietario de la Empresa o Director General, de una empresa grande o muy pequeña.

Si este propietario tiene un negocio que puso en marcha él, que valora el esfuerzo, el sacrificio, el compromiso, y sabe lo que cuesta poner en marcha las cosas,…. y se junta con el segundo perfil que es el Director de Marketing / Comunicación de la empresa, que es una persona formada en los últimos 8-10 años, que aporta una visión joven con unos valores a la sociedad menos agresivos, más sensibles y cercanos a la sociedad que vivimos, es más fácil, ya que se complementan a la hora de tomar una decisión de patrocinio.

Hoy en día hay muchos proyectos deportivos náuticos que necesitan aportaciones económicas, donde los importes son muy variables desde 500.000€ que pueda necesitar un proyecto IMOCA Vendee Globe como el de Didac Costa, como proyectos de 5mil €, 10mil €, 20mil € para proyectos más pequeños de Preparación Olímpica, Flotas de clubs,….

Estaremos de acuerdo que la empresa tienen que ser sostenibles, y esto va dirigido no a las multinacionales, sino a la pequeña y mediana empresa, que una vez sea sostenible, una vez tu negocio ves que funciona, te animo a que apuestes por emprender una aventura de patrocinio, que te ayude a tener más visibilidad, que la puedas vincular a tu zona de actuación,…vivirás una experiencia enriquecedora en todos los sentidos, para tu pequeño negocio y sobretodo para ti personalmente.

Siempre digo que por la mañana se levanta una persona que estaría dispuesta a poder realizar un patrocinio para ayudar a un regatista, a una flota o a un proyecto deportivo y disfrutar de ver como ese proyecto deportivo, es viable, y sentírselo suyo, y la misma mañana se levanta ese regatista, ese deportista que puede hacer visibles es marca y hacer que esa marca/persona viva la experiencia de ese proyecto, pero aunque los dos se levantan la misma mañana el mismo día no se encentran, y este es el problema.

Tuve la oportunidad de que mi marca, la Ò de Solucions Nàutiques realizase la Vuelta al Mundo en la Botavara de Didac Costa en la pasada edición de la Vendee Globe, y el retorno personal os puedo asegurar que es Infinito.

Como siempre esta es mi opinión ola@oscartives.com

Saludos

ola@oscartrives.com

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No products in the cart.